Socialistas x Granada

Antonio Arcos: “Que en democracia sea un problema la clase política es una barbaridad”


 Image

La esperanza de mucha gente en este país sigue estando en el PSOE, pero hay que dar entrada a aire fresco y renovador, sin ir contra nadie”, asevera

 

El veterano dirigente socialista, Antonio Arcos Quesada, que milita en el partido desde el 1 de enero de 1977, ex alcalde de Pedro Martínez, donde fue secretario general allí más de tres décadas, y ex diputado, apuesta decididamente por la visión sobre el futuro del PSOE de Granada del grupo ‘Socialistas X Granada’ que encabeza el ex senador Luis Salvador. Arcos, que desea regresar a la política activa, tras un periodo apartado de ella por problemas personales, asegura que ha aprendido mucho de “los viejos de Pedro Martínez”, donde ha fraguado toda su vida a pesar de haber nacido en Alhendín. “Me decían -recuerda-, ‘ya llegará la preparación de los jóvenes, pero no olvides que los viejos no vemos mucho, pero sí avanzamos’”. Esa reflexión la tiene siempre en mente y Arcos quiere ahora, de nuevo, poner toda su experiencia en el PSOE del futuro, en el que sus propietarios, los militantes deben tener “voz y voto”. “Si queremos volver a ganar unas elecciones tenemos que ser de nuevo un partido fuerte”, asegura Arcos.

 

  • ¿Por qué decide regresar a la política activa ahora?

  • Yo soy un hombre de partido, siempre un militante comprometido. Y no me arrepiento de nada de lo que he hecho, aunque sí que mi compromiso permanente con el PSOE lo ha pagado mi familia. En ese caso no supe distribuir el tiempo. Después de superar las enfermedades que he padecido, entiendo que el partido nos necesita a todos más que nunca. Hemos sufrido unos reveses electorales que demuestran que, como partido, nos hemos estado equivocando. Además, la gente no da ahora tanto crédito a los políticos. Tenemos que recuperar esa credibilidad, porque que en democracia sea un problema la clase política es una barbaridad. Hay mucha gente en este país que depende de las políticas de bienestar que se practiquen y si el PSOE pierde habrá una gran parte de este país que va a salir perjudicada con la otra forma de hacer política.

  • De ahí que considere esencial recuperar ese crédito cuanto antes.

  • Claro. La esperanza de mucha gente en este país sigue siendo el PSOE y nosotros tenemos la obligación de que recuperen la confianza en nosotros. Pero ¿cómo se consigue? Renovando. Hay que renovar comportamientos y hay que darle el partido a los militantes. El partido no es de un grupo de compañeros que lo dirigen o que lo han dirigido antes como si fuese casi de su propiedad. Los propietarios del PSOE son sus militantes, y no se les puede tratar como si fuesen unos empleados del partido.

  • El movimiento tiene que llegar, entiendo por su reflexión, a través de la militancia.

  • Efectivamente. Hay que darle a ella toda la voz posible aunque nos equivoquemos. Ya lo decía Chaplin: ‘no quiero renunciar al delicioso placer de equivocarme’. Los militantes no quieren renunciar a ese delicioso placer. O hacemos esto o seguiremos siendo dirigidos por el mismo grupo de siempre, al que yo les llamó ‘el grupo del dominó’. Siempre 28 ó 56 se mueven las fichas y al final están los mismos en diferentes sitios. Así no podemos seguir.

  • ¿Por qué su apuesta por ‘Socialistas X Granada?

  • Pues precisamente por esto de lo que estamos hablando. Porque se están significando en la opción de cambiar, de renovar, impulsar nuevas políticas en el PSOE y con gente fresca, voces nuevas, que no sean los que nos han llevado a sucesivos fracasos electorales, sin asumir ningún tipo de responsabilidad. No podemos permitir que nos sigan dirigiendo los mismos que nos han llevado a diferentes fracasos electorales. La militancia está defraudada y tiene que ilusionarse con ese aire nuevo y fresco, para que luego se lo traslademos a la ciudadanía. Si la militancia no está identificada y comprometida cómo le vamos a transmitir a los ciudadanos ilusión y esperanza.

  • Entiende entonces que debe haber una mayor movilidad en el partido socialista.

  • Sí, pero con esto no quiero decir que vayamos contra nadie. Este no es un movimiento a la contra. Quien piense ese se está equivocando. Aquí no hay nadie imprescindible, pero sí todo el mundo es necesario. En política, además de prepararse, de comprometerse y ser honrado, muy honrado, hay que sacrificarse. El ser dirigente del PSOE es una vocación, no tener un puesto.

  • Tantos errores piensa que ha tenido el PSOE.

  • Pues sí. Y el principal ha sido adormecer el partido. Además ha habido una falta de autocrítica total y absoluta, y hay que eliminar a los ‘carcatrepas’. Hay gente en el partido que carece de sacrificio, porque se preocupan más de lo suyo que de los problemas de los militantes y del resto de los ciudadanos. Hace falta gente que ponga en su boca la palabra sacrificio. Hay que evitar desde ya a los aduladores.

  • ¿Cómo analiza los resultados de las últimas andaluzas?

  • Pues que por primera vez las ha ganado el Partido Popular, no las ha ganado el PSOE. Lo que sí es cierto que ha ganado el conjunto de la izquierda y de ahí que se haya conformado un gobierno de izquierda, con lo que estoy totalmente de acuerdo. Y si analizamos un poco más, la decisión de Pepe Griñán de no hacer coincidir las andaluzas con las nacionales ha sido clave porque ha permitido que ha mucha gente se le haya abierto la mente y que el PP no ganara con mayoría absoluta. Por eso digo que tenemos que trabajar mucho y bien para recuperar el protagonismo que ha tenido el PSOE durante toda la democracia en Andalucía.

  • Hay de nuevo un Gobierno de izquierda, pero sin representación granadina. ¿Cuál es su opinión?

  • Pues significa que la dirección provincial debe tomar responsabilidades de las últimas derrotas electorales y también responsabilidades políticas del por qué del tan poco peso específico en el Gobierno de Andalucía. Yo acepto y valoro el equipo de Gobierno que formado Pepe Griñán. Hasta ahí, perfecto y apoyo absoluto. Pero sí hay que discutir el por qué los socialistas granadinos hemos perdido el peso político que se suponía deberíamos tener. ¿Y quiénes son los responsables? Pues los que nos han estado dirigiendo tanto aquí en Granada como en Andalucía. Y en lugar de asumir responsabilidades, vuelven a presentarse para seguir dirigiendo el partido.

  • Por último, ¿qué mensaje le enviaría a la militancia y a la ciudadanía?

  • Pues que de nuevo podemos ilusionarla y que el partido deben tenerlo sus propietarios, de las agrupaciones pequeñas y de las grandes de la provincia. Si queremos volver a tener la confianza de la gente, y siempre sumando y sin ir contra nadie, tenemos que conseguir que vuelvan a sentirse importantes, que tengan debates en sus agrupaciones, que no sientan la soledad de las derrotas y sí que vayan hombro con hombro. Ese trabajo de cohesión tiene que hacerla la dirección provincial. Una vez que transmitamos confianza en nuestros compañeros y en nosotros mismos, regresará la ilusión y la pasión por la política, porque la política no son solo números. Cuando fusionemos todo esto, podremos salir a la calle para mostrar de nuevo ilusión, fuerza y confianza. Así volveremos a ganar las elecciones, pero para ello necesitamos un partido fuerte.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Antonio Arcos: “Que en democracia sea un problema la clase política es una barbaridad”

  1. Ánimo y adelante, tu honradez y tu fuerza contagian ilusión.
    Las “barrigas agradecidas” te pondrán mil zancadillas, pero tú tienes cintura para esquivarlas.
    Alfredo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: